«  /  »

Una propuesta alternativa de voto electrónico

noviembre
14

Presentamos ante el Senado de la Nación el proyecto bajo el expediente S-4286/16 del senador Juan Manuel Irrazábal sobre modificaciones al sistema de votación nacional, que fue incorporado al temario de la convocatoria de comisiones sobre reforma política y del cual este blog es autor intelectual.

Esta propuesta es superadora de las otras que introducen medios electrónicos para votar. Al igual que el proyecto en revisión, nuestra propuesta incorpora tecnología tanto para la emisión como para el conteo de los votos. A diferencia del proyecto oficial y otros, nuestra propuesta resguarda el secreto del sufragio valiéndose de medios no tecnológicos. Y al hacerlo, provee un marco para la incorporación de tecnología para la elección por parte de ciudadanos, partidos y organizaciones de la sociedad civil.

Según el Poder Ejecutivo, para evitar el robo de boletas hay que armar un cerco alrededor de la boleta. Lo que usando un concepto familiar podríamos llamar un “corralito”. En este corralito electoral, el votante tiene que identificarse para tener la boleta y a la vista de la mesa de votación y con una mínima privacidad, tiene que revelar sus preferencias electorales a la máquina.

El problema es que -como hemos escuchado hasta el cansancio- las máquinas son vulnerables y como el corralito electoral vuelve simple asociar los electores que van pasando con los votos ingresados a la máquina designada, el sistema oficial vuelve verosímil la idea que el secreto del voto puede ser violado con facilidad.

Las versiones sobre máquinas con identificación biométrica y la avidez que muestra el Poder Ejecutivo por hacerse con datos personales de los ciudadanos no hacen más que alimentar teorías de conspiración. La mera posibilidad de crear un dispositivo semejante es una tentación para cualquier autoridad. Con el debido encuadramiento -tenemos Venezuela– la idea que el gobierno, piratas informáticos, agentes extranjeros, etcétera, sabrán a quién votaste la elección pasada con solo apretar un botón se vuelve creíble hasta para una persona medianamente formada.

Más aún, al poner la máquina bajo control exclusivo de expertos, la propuesta oficial habilita nuevas formas de coerción: explotando el escepticismo respecto al secreto del voto, un actor partidario fácilmente podrá presionar a electores “ostentando conocimientos”, para usar una expresión del proyecto en revisión.

¿Cómo desarmamos este corralito, evitando al mismo tiempo el robo de boletas, que hace inconstitucional según el oficialismo el sistema de boletas partidarias?

Hacemos lo que se llama un “hack”, una modificación. Proponemos disociar la impresión del depósito de la boleta. Es decir, dar más anonimato al acto de selección de la oferta electoral, separando en tiempo y lugar la impresión de la identificación y depósito del voto.

¿Cómo sería esto, operativamente? Nuestra propuesta es que el día del comicio, en los centros de votación haya máquinas expendedoras que los electores podrán operar sin identificarse. Con reserva, usando las mismas pantallas del proyecto oficial, los electores confeccionarán su voto y lo imprimirán en una hoja de papel. Luego, con su boleta fuera de la vista pública, se identificarán ante la mesa que les corresponda y depositarán su voto.

Proponer un esquema semejante no es original. Como señalamos en los fundamentos de nuestro proyecto, la confección offsite del voto es una posibilidad explorada en la literatura especializada hace años (agradecemos a Daniel Penazzi habernos acercado la referencia académica).

¿Qué ventaja tiene la disociación? Ante todo, más privacidad, porque dificulta la trazabilidad, la vuelve impracticable a escala masiva y aun individual, porque nuestro sistema permite por ejemplo imprimir dos boletas distintas y depositar una.

La disociación permite ir más allá y pensar en la impresión remota, vía web o fuera de línea, en aplicaciones comerciales, reduciendo de elección en elección los costos de hardware, software y papel. Con tranquilidad, sin apuro, sin presión de la fila de espera, en la intimidad del hogar. Y esto no es una utopía. En Estados Unidos votan por correo. En España se puede descargar la boleta vía web.

Proponemos que la gráfica de impresión sea de las boletas partidarias tradicionales para facilitar la transición de nuestros mayores. Que el registro electrónico en la boleta sea impreso en papel y de amplia difusión, por ejemplo código QR, que sea verificable con medios propios además de las máquinas oficiales, lo que además de reducir costos, luego durante el conteo facilitará las tareas en los centros de cómputos partidarios.

Esta es una solución no tecnológica al problema tecnológico que crea el Poder Ejecutivo con su corralito electoral. Una modificación que tiende a quitar toda apariencia de requisición masiva de opiniones políticas de los ciudadanos al acto de votación, que exime de una enorme responsabilidad política a magistrados, funcionarios y expertos y además elimina la necesidad de la plétora de actos prohibidos durante el acto electoral que establece el proyecto en revisión.

Sin duda la disociación plantea desafíos técnicos en su implementación, principalmente la validación de la boleta, la prevención del votante ante boletas apócrifas y la protección de la impresión distribuida. Pero estos son problemas que la seguridad informática y la administración electoral pueden abordar en su campo específico, a diferencia del problema de la trazabilidad del voto, siempre abierto a dudas y suspicacias.

Respecto al conteo, además de un registro electrónico de amplia difusión en la boleta, proponemos la digitalización de todas las boletas a medida que se cuentan, para que después se accedan vía web. Esto puede sonar ambicioso pero es técnicamente posible y contribuirá a la auditabilidad.

Proponemos que el software a utilizar sea de código abierto y que haya acceso público irrestricto a la cartografía electoral. Y que el escrutinio provisorio lo haga el Poder Ejecutivo, porque la Cámara Nacional Electoral no debe controlar su propio trabajo, en este caso hacer el escrutinio provisorio y al mismo tiempo ser instancia de revisión del escrutinio definitivo.

El secreto del voto es algo demasiado importante para dejárselo a expertos. Queremos darle resguardos al hombre de la calle ante rumores maliciosos. El pueblo argentino tiene que confiar en lo que pueda entender y controlar, además de confiar en promesas de los mayores esfuerzos en la administración electoral. Creemos que los argentinos merecemos algo más que ser arriados para que votemos con la máquina del gobierno de turno. Que el voto sea fácil, rápido y seguro, pero ante todo secreto y transparente. Queremos confianza en el sistema, pero con sentido común además de auditorías y debates expertos.

Por todos estos motivos, solicitamos que se considere nuestra propuesta.


date Publicado: Lunes 14 de noviembre de 2016 a las 11:18 pm
Categoría Opinión.
Puede seguir todos los comentarios a esta entrada a través de RSS 2.0.

Puede dejar una respuesta, o referencia desde su propio sitio.



11 respuestas a “Una propuesta alternativa de voto electrónico”

  1. tejerizo MonsterID Icon tejerizo

    Gracias Andy antes que nada en ayudar a salir de la dicotomia que se está planteando.
    La idea es interesante, pero no me parece que se adecue a lo que necesitamos. Creo que facilitaría el control clientelar sobre ciertos votantes y como mencionas mantendría el descontrol sobre la boleta que existe.
    Lo que si creo es que se necesitaría mas de una maquina por mesa o que se pueda votar en cualquiera para preservar el secreto.

    Martes 15 de noviembre de 2016 a las 11:32 pm
     
  2. Andy Tow MonsterID Icon Andy Tow

    Supongo que será cuestión de definir “lo que necesitamos”.

    Miércoles 16 de noviembre de 2016 a las 5:40 am
     
  3. fahirsch MonsterID Icon fahirsch

    Excelente idea. En lo personal soy contrario al uso de sistemas no tradicionales. Prefiero la boleta única de papel. Pero ante lo inevitable que se va a votar un sistema electrónico…
    Pero “gráfica de impresión sea de las boletas partidarias tradicionales para facilitar la transición de nuestros mayores.” Los mayores no tiene ni más ni menos problemas que el resto con sistemas nuevos. De hecho, las boletas son confusas. Y ha habido suficiente experiencia en los últimos años en distintas partes del país con boletas únicas y con sistemas electrónico sin mayores confusiones por parte de toda la población (disclosure: soy “mayor”).
    Respecto de digitalizar las boletas a medida que se cuenta: no veo que traiga seguridad alguna, sí perdida de tiempo. Nadie se va a poner a contar las boletas de una urna en Internet. Para eso estan los fiscales.
    Imprimir más de una boleta: excelente.
    El sistema en Internet, en función del número de documento, debería mostrar solo las candidaturas y cargos a votar (todos los niveles) en el municipio del elector.

    Miércoles 16 de noviembre de 2016 a las 11:00 am
     
  4. Andy Tow MonsterID Icon Andy Tow

    Lo de la gráfica de las boletas partidarias no es esencial, pero creo que aportará a menos confusión que la impresión en texto plano de las listas de candidatos. Sobre la digitalización, te sorprendería lo que se puede hacer por Internet, automatizando procesos.

    Miércoles 16 de noviembre de 2016 a las 12:06 pm
     
  5. Guillermo DE CARLI MonsterID Icon Guillermo DE CARLI

    En parte buena idea, en parte nostálgica. Lo de que queden los escudos de los partidos es conmovedor, pero al cuete.

    Creo que es posible que cada cual imprima la boleta como quiera, donde quiera. Siempre que se trate de una sola boleta, igual e idéntica, sin marcas de partido. Y que tenga una zona para engomar y pegar cerrada.

    El voto (la cruz en el nombre) podría estar incluido o no en la boleta de impresión casera (si no lo está, se marca con lápiz).Si la impresión incluye el voto, incluye también las barras para leerlo. Si es a lápiz, no. Podrían coexistir ambas formas.

    El clientelismo (el puntero te da la boleta ya impresa con su lista marcada) se debilita ya que el cliente puede meter otra, tranquilamente, luego de cobrar su sucia coima. Ya que las boletas son todas iguales, no hay sobre firmado que devolver, la boleta doblada se mete en el sobre o en la urna directamente, frente a los fiscales de mesa.

    No me parece mal que laburen un poco en la mesa de votación, discriminando votos y sumando a mano y con lápiz de supermercado, y que los resultados tarden lo que deban tardar.

    Miércoles 16 de noviembre de 2016 a las 11:49 am
     
  6. Ricardo MonsterID Icon Ricardo

    Como votante de la calle, me parece una muy buena propuesta de verdad superadora.
    Solo una pregunta de ignorante y posiblemente ridícula: ¿es posible que el código QR incluya datos a ser leídos con alguna aplicación “secreta” no disponible de manera masiva?
    También me parece apropiado que el escrutinio provisorio no sea hecho por los mismos que luego hacen el definitivo, lo cual no significa necesariamente que deba ser hecho por el Poder Ejecutivo. Cuál sería el órgano a crear y sus costos es otra historia. Pero, dado que el provisorio no tiene ningún valor jurídico y solo sirve para calmar ansiedades, tal vez no sea tan relevante quién lo haga (aunque no podrían ni debieran ser muy diferentes uno de otro, ¿no?).

    Domingo 20 de noviembre de 2016 a las 3:16 pm
     
  7. Andy Tow MonsterID Icon Andy Tow

    Respecto al QR oculto, aun si la boleta contuviese información sobre, por ejemplo, la máquina que la imprimió, la hora u otra referencia (lo que implicaría asumir que fracasaron todas las auditorías o que fue exitosamente alterada por un atacante malicioso), sería necesario identificar a cada elector por rasgos faciales (por el anonimato para impresión) y determinar el exacto momento en que operó la máquina para asociarlo a la boleta, lo que requeriría cámaras ocultas, dispositivos de captura de calor o personas sacando fotos en el centro de votación, y cosas similares, en presencia de fiscales partidarios y fuerzas de seguridad. Y todo ello suponiendo que el mismo elector que imprimió la boleta fue el que la usó para votar, o haciendo la misma vigilancia en la mesa de votación. Es decir, una logística por lejos más compleja y frágil que la propuesta por el proyecto oficial para los mismos efectos.

    Respecto al escrutinio, entiendo que nuestra organización constitucional no permite crear organismos que no dependan de algún poder del Estado. Por otro lado, el Poder Ejecutivo tiene experiencia para hacer el escrutinio provisorio, no veo que eso falle como para dárselo a un organismo que no ostenta igual experiencia.

    Lunes 21 de noviembre de 2016 a las 12:51 pm
     
  8. Marcos MonsterID Icon Marcos

    Andy, ¿no encontraste una manera más enrevesada de complicar la elección?
    Boleta Única de Papel y se solucionan todos los problemas.
    Sigue siendo más ecológica y práctica.

    Viernes 25 de noviembre de 2016 a las 11:27 pm
     
  9. Martín MonsterID Icon Martín

    Me parece muy buena idea, en general. Muy piola. Después se podrán hacer las modificaciones necesarias. Yo me basaría en esto para la futura ley.
    Necesitamos un sistema transparente y ágil. La última vez estuve en el cuarto oscuro 5 minutos, porque tuve que hacer ¡ocho! cortes de boleta. Con otro sistema, elegís lo que querés en menos de un minuto.
    La “boleta sábana” ya no da para más, posibilita toda trampa posible, y no genera autenticidad en el voto.

    Martes 6 de diciembre de 2016 a las 6:01 pm
     
  10. Scotta82 MonsterID Icon Scotta82

    No es mala la propuesta pero creo que la libertad total de imprimir la boleta, lleva a cierto control clientelar. Es decir, el peligro es que ya les den impreso el voto al “cliente”. Creo que mejor q en los centros de votación uno vaya primero a una caja/maquina (sin QR en este momento) donde se expenda una boleta vacía, luego vas a la mesa, te identificás, te dan un sobre, luego vas a la cabina con la máquina, metés la boleta vacía para q se imprima con el partido/candidato que elijas, y finalmente salis a depositar tu voto. Obviamente esta boleta no tendría chip como el sistema BUE actual y que se le imprima un QR al seleccionar el voto como control para el provisorio. Banco lo del escudo partidario y el codigo abierto sino no hay verdadera auditoria del comicio.

    Miércoles 4 de enero de 2017 a las 11:27 am
     
  11. Emilio MonsterID Icon Emilio

    Interesante.

    El voto con boleta única en papel es impracticable a la hora de hacer el escrutinio (con un presidente de mesa cansado de 10 horas de votación, porque el conteo manual es pesadísimo).

    Lo de permitir imprimir muchas boletas y antes (o sea dividir) es el punto clave que hace que esto sea diferente y pueda garantizar el secreto. Todavía subsiste el problema del voto cadena, habrá que pensar más. Aún cuando siga existiendo ese problema con el sistema propuesto se mejora algunos puntos sin empeorar ninguno.

    Con el del proyecto de la cámara se mejoraría lo del voto cadena empeorando (y mucho) el secreto del voto.

    Sábado 28 de enero de 2017 a las 4:38 pm
     

Deje una respuesta

Se asignará un MonsterID a partir de su e-mail


Blog de Andy Tow usa WordPress
Diseño del autor modificado a partir de una tema de Wordpress Themes at ricdes
Creative Commons License
Este blog está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported. Para el Atlas Electoral, lea el disclaimer.
Copie el siguiente código en su página web:

<iframe src="http://cdn.knightlab.com/libs/timeline/latest/embed/index.html?source=0Avm0OfNKUGOMdFFlOTg4UGNrbmNxWkJrd0U4UFk5c0E&font=PTSerif-PTSans&maptype=toner&lang=es&start_zoom_adjust=-2&height=480" width="100%" height="480" frameborder="0"></iframe>

×