«  / 

¿Quién le teme a las primarias?

junio
16

Leemos en La Nación que las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias cuestan mucho dinero y que la mayoría de las agrupaciones prefiere la lista única.

Con un presupuesto semejante al de una elección general y escasa competencia real, no son pocos los que cuestionan la utilidad de mantenerlas. Vale preguntarse: ¿querrá el gobierno eliminar las primarias?

Entiendo que a Macri le conviene mantener las primarias, porque el oficialismo nacional es un principal beneficiario de esta institución tal como existe hoy. Veamos por qué.

En Argentina, la renovación del Congreso importa la realización simultánea de 24 procesos electorales, uno por cada provincia y la Ciudad de Buenos Aires. Las agrupaciones que compiten por las bancas están formadas por partidos de distrito, que merced al federalismo gozan de una significativa autonomía de una conducción nacional.

Los Kirchner introdujeron la ley de Democratización de la Representación Política, la Transparencia y la Equidad Electoral luego la derrota del Frente Justicialista en la Provincia de Buenos Aires en las elecciones anticipadas de 2009, que mostraron los límites de la estrategia de “candidaturas testimoniales” en obturar defecciones en su espacio político.

Antes de las primarias, la nominación de candidatos a diputados y senadores nacionales corría habitualmente por cuenta de caciques locales en un proceso cerrado.

La ley de primarias obliga a las agrupaciones de todos los distritos a competir por candidaturas en una elección abierta donde cualquier afiliado con un mínimo de avales puede presentar su propia oferta.

En la práctica, las primarias ponen a los caciques de los partidos oficialistas a optar entre avenirse a una lista de unidad a gusto presidencial o bien competir con Casa Rosada. No parece necesario enfatizar la muy probable asimetría de recursos entre listas avaladas por el presidente y las que quieran enfrentarlo.

La capacidad de Casa Rosada de encuadrar los distritos puede advertirse en la escasa proporción de competencia interna en el espacio oficialista bajo la ley de primarias.

En 2011, 2013 y 2015 solo en 15 de 72 procesos (21%) el Frente para la Victoria / Partido Justicialista presentó más de una lista de diputados nacionales, y solo 4 de esas 15 elecciones (27%) fueron competitivas.

En contraste, y para poner una fuerza del mismo despliegue territorial, la Unión Cívica Radical participó en agrupaciones que en 45 de las 72 veces (63%) fueron sin lista de unidad y 24 de esas 45 elecciones (53%) fueron competitivas.

De manera que las primarias incrementan las chances del gobierno nacional para imponer listas propias en todos los distritos. Este es un aspecto que difícilmente pueda ser soslayado en cualquier debate sobre su eventual modificación.


date Publicado: Viernes 16 de junio de 2017 a las 11:34 am
Categoría Nación, Provincias.
Puede seguir todos los comentarios a esta entrada a través de RSS 2.0.

Puede dejar una respuesta, o referencia desde su propio sitio.



Deje una respuesta

Se asignará un MonsterID a partir de su e-mail


Blog de Andy Tow usa WordPress
Diseño del autor modificado a partir de una tema de Wordpress Themes at ricdes
Creative Commons License
Este blog está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported. Para el Atlas Electoral, lea el disclaimer.
Copie el siguiente código en su página web:

<iframe src="http://cdn.knightlab.com/libs/timeline/latest/embed/index.html?source=0Avm0OfNKUGOMdFFlOTg4UGNrbmNxWkJrd0U4UFk5c0E&font=PTSerif-PTSans&maptype=toner&lang=es&start_zoom_adjust=-2&height=480" width="100%" height="480" frameborder="0"></iframe>

×